El desperdicio de alimentos daña al clima, el agua, la tierra y la biodiversidad - nuevo informe de FAO

Los costes económicos directos pueden alcanzar 750 000 millones de dólares anuales, según un nuevo informe de la FAO.

11 de septiembre de 2013, Roma - La asombrosa cifra de 1 300 millones de toneladas de alimentos que se desperdician anualmente no sólo provoca grandes pérdidas económicas, sino también un grave daño a los recursos naturales de los que la humanidad depende para alimentarse, advierte un nuevo informe de la FAO publicado hoy.

La huella del desperdicio de alimentos: impactos en los recursos naturales es el primer estudio que analiza los efectos del despilfarro alimentario a nivel mundial desde una perspectiva medioambiental, centrándose de forma específica en sus consecuencias para el clima, el uso del agua y el suelo y la biodiversidad.

Entre sus principales conclusiones destacan:

Cada año, los alimentos que producimos pero luego no comemos consumen un volumen de agua equivalente al caudal anual del Volga y son responsables de añadir 3 300 millones de toneladas de gases de efecto invernadero a la atmósfera del planeta.

Además de estos impactos ambientales, las consecuencias económicas directas del desperdicio de alimentos (sin contar pescado y marisco) alcanzan la cantidad de 750 000 millones de dólares EEUU anuales, según los cálculos del informe de la FAO.

Seguir Leyendo

PÉRDIDAS Y DESPERDICIO DE ALIMENTOS EN EL MUNDO

El estudio destaca las pérdidas que se producen a lo largo de toda la cadena alimentaria, evalúa su trascendencia y establece sus causas así como las posibles maneras de prevenirlas. Los resultados del estudio sugieren que alrededor de un tercio de la producción de los alimentos destinados al consumo humano se pierde o desperdicia en todo el mundo, lo que equivale a aproximadamente 1 300 millones de toneladas al año. Esto significa obligatoriamente que cantidades enormes de los recursos destinados a la producción de alimentos se utilizan en vano, y que las emisiones de gases de efecto invernadero causadas por la producción de alimentos que se pierden o desperdician también son emisiones en vano.

Consultar Esdudio

Alarman cifras de desperdicio de alimentos en México

El desperdicio de alimentos en México es millonario, según cálculos del Grupo Técnico de Pérdidas y Merma de Alimentos de la Cruzada contra el Hambre.

Anualmente se desperdicia el 37 por ciento de la producción agropecuaria anual, esto es, 10 millones de kilos de granos, carnes, frutas y verduras, así como 100 mil millones de pesos.

Genaro Aguilar, secretario de ese Grupo Técnico, reconoció que esos alimentos servirían para dar de comer a más de 7 millones personas con carencia alimentaria, universo que busca atender la Cruzada contra el Hambre.

"Estaríamos en capacidad de darles, por ejemplo, 3.5 kilos de papa cada semana a cada una de las familias pobres, 2.6 kilos de cebolla, 5 kilos de jitomate.

"Se les podría dar 7 kilos de carne de pollo, 3.6 kilos de carne de puerco y 4.2 kilos de carne de res", indicó Aguilar, en conferencia.

Mediante el estudio, que recibió un reconocimiento de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), se descubrió que más del 60 por ciento de la comida se pierde antes de llegar a las mesas de los mexicanos.

Algunas de las frutas que más se desperdician son la guayaba, con el 57.7 por ciento de la producción anual, y el mango, con un 54.5 por ciento.

Pero también hay altos niveles de desaprovechamiento en arroz, con un 46 por ciento; carne de res, con un 40 por ciento; y leche, con 37 por ciento.

"Con la información disponible podemos asegurar que la mayor parte de las pérdidas está desde la fase de comercialización hacia atrás, hacia la producción. La mayor parte de lo que se desperdicia en México, y esto ocurre típicamente en los países de nivel de medio desarrollo, no está en la fase final: en el consumo", señaló.